El Diario Montañes

The growth of the organization leads it to study the possibility of transferring its headquarters from Maliaño to Pctcan.

Santander. En un contexto complejo, en el que las incertidumbres y los incrementos de costes están poniendo en jaque a multitud de empresas, en especial en ámbitos de actividad maduros como varias industrias, hay otros negocios que, en cambio, registra crecimientos de dos dígitos. Una batalla feroz por localizar y explotar nuevos nichos aportando un elevado valor añadido y especialización que se refleje en el Ebitda de las organizaciones. En esa pugna se encuentra el sector tecnológico nacional y, dentro del mismo, determinadas firmas que quieren exprimir el sinfín de oportunidades que abren áreas como la gestión y el uso de los datos, o la inteligencia artificial, entre otros.

Una realidad que no es cuestión de futuro, sino todo un presente que condiciona la actividad y procesos  de sectores enteros. En esa ola surfea AXPE Consulting , que aspira a ser ya el año próximo la primera consultora nacional ajena a las grandes multinacionales, con un objetivo de facturación que alcance los 100 millobnes e euros en 2023.

Una hoja de ruta tremendamente ambiciosa que la compañía, cuyo  centro de operaciones se enclava en Madrid, también va a trasladar a Cantabria, donde tiene un centro de especialización avanzada en Maliaño con cerca de 100 trabajadores en su mayoria especificas de alto nivel. Pues bien, AXPE va a dar un paso más allá y pretende derivar  parte de la actividad a la Comunidad, con proyectos de otras zonas del país así como internacionales, en especial de Gran Bretaña. ¿El resultado? la corporación, como poco, duplicará su plantilla en la región y contratará este año 100 nuevos empleados, todos ellos puestos de elevada cualificación en el ámbito de tecnologías avanzadas.

La clave de la apuesta, entre otros factores, hay que buscarla en el origen cántabro del actual director de la organización, Avelino Ordóñez, que tomó las riendas de la empresa el pasado ejercicio.. “Nuestra estrategia actual pasa por apostar por nichos nuevos y que estén por explotar. Estamos saliendo de mercados maduros, dejando algunos contratos y clientes, por otros ámbitos con mayor potencial de crecimiento”, comienza.

El grupo cuenta con diversas divisiones en función del negocio, que abarca diferentes lineas como el cloud computing, la analítica avanzada, los datos y la inteligencia artificial, ‘devops’ (sistemas de integración) o experiencia de usuario o marketing digital, entre otros. “Es tan inmenso el mercado que hay  donde queremos estar y tenemos la capacidad de hacerlo que hemos optado por no distraernos con otros tipos de contratoas de operaciones y mantenimiento que pueden desarrollar otro tipo de compañías. La idea es ir siempre  en vanguardia, con efectos claros no solo en rentabilidad, sino en percepción externa”, detalla.

AXPE trabaja prácticamente con todas las compañías  del IBEX-35 y cada vez más se está situando en los segmentos más altos del negocio tecnológico. “Se está produciendo una divergencia enorme entre grandes compañías que por necesidad tienen que ir a todo, a precio, y los que están ofreciendo una aportación neta de valor. Hay empresas de nicho en los segmentos más altos, pero muy pequeñitas que no tienen desarrollo empresarial, sin la potencia para llevar a cabo. Nosotros si tenemos la capacidad, dentro de una consultora ’boutique multinicho’ para ‘comérnoslas'”, manifiesta el director.

El punto de vista de la estratégia es taxativo, radical incluso desde la óptica de otro tipo de organizaciones. “Todo lo que esté debajo de un margen del 35% lo desechamos, así como si se trata de tecnologías maduras”, agrega Ordóñez, que admite que hay que pugnar con culturas internas para poder completar ese cambio de rumbo.

En el centro de esa hoja de ruta, las personas, “este año deberíamos incorporar a nivel nacional unos 500 trabajadores. Todos perfiles tecnológicos de alto nivel”.

Moving

Axpe is beginning to study the possibility of moving from Maliaño to another more iconic venue. Still in the initial phase, but the Group does acknowledge that it is analyzing the feasibility of moving to the Cantabria Science and Technology Park (PctCan) to give greater visibility to the growth it is projecting in the Community.

From there, the trends through which society, technology and, therefore, the market runs. The vision, the one mentioned: to be the first national consultancy in high value specialization to cover the technological and functional part, with infinite applications in areas such as banking or regulation.

Artificial intelligence aside, the most specific and most extensively developed society. “We teach the great analysts of the financial sector. It is another mathematical and algorithmic level,” says the spokesman.

And in Cantabria? “Madrid is a market that in its technology sector is characterized by enormous turnover. In the periphery, on the other hand, the average length of stay in the company is longer”.

That is why Ordóñez is bringing projects to the region to be developed from here. We are talking about clients such as Repsol, Banco Santander, Corte Ingles… All of this on a national scale.

National, but also international. “There is a lot of talent from Cantabria. There is a great social commitment to recruit talent and high-level workers.” Consequently, projects from Great Britain have been attracted to Santander.

The group also contracts its own in the region. Idival, the University of Cantabria… “We carry out the development, maintenance and evolution of the regional government’s applications” underlines Ordóñez.

The progression, therefore, is clear: concentrate as many as possible in the region. “We carry projects from the Basque Country from here. There is talent here and it is more faithful. It is easier to manage it from Cantabria than from Madrid,” he abounds.

“Queremos ser referente nacional de talento TIC en la periferia”

AXPE Consulting nació en Madrid. Más de dos décadas de crecimiento y cambio que ahora entran en una nueva etapa marcada por las crecientes necesidades de personal y servicios tecnológicos al calor de las últimas innovaciones. La compañía está dejando de lado el mercado latinoamericano y se centra en el desarrollo en Europa, con elevadas demandas de talento humano tanto en Alemania como en Gran Bretaña. «Faltan unos 300.000 trabajadores en España en el ámbito tecnológico», explica el director general, Avelino Ordóñez.

A partir de ahí, es evidentemente , una cuestión de costes y rentabilidad. “El personal de Alemania se paga mucho más. En reino Unido el coste de un proyecto puede ser de 1,5 millones y aquí de 600.000. Queremos aprovecharnos de todo ese talento que hay en las autonomías.  Buscamos ser un referente de talento tecnológico también en la periferia”, anota el directivo.

En cifras, AXPE factura desde Cantabria cerca de seis millones. En presupuesto para la Comunidad, junto a lo que se lleva de País Vasco, pasa por saltar los diez millones en 2022.

Ordoñez igualmente habla de ciertas sinergias “y muy buenas relaciones” con otras organizaciones del sector TIC regional.

Sobre la captación de ese talento que persigue la compañía, precisa que “la gente se mueve mucho por el horizonte que percibe en una empresa. No es un discurso. Hay mucha sustancia y talento que nos permite ambicionar ese futuro, Eso la gente lo nota”, concreta, con la vista puesta en llegar ya a los 70 millones de euros de facturación este mismo año.

Ordóñez deja claro que “nuestra gran sede por detrás de Madrid es Cantabria. No todavía por negocio, pero si que vamos a tener más gente trabajando. Pero insisto, desde aquí llevamos proyectos para toda España y de carácter multinacional. Cuanto más derivamos aquí, Mejor”. Además, reitera que “es mucho más sencillo contratar en Cantabria. En Madrid la tasa de fallo es del 50%. Aquí la gente es seria”.